Malinche: la nueva era de un legado

Malinche: la nueva era de un legado

Existe una urgencia por archivar y preservar el conocimiento, honrar el legado y ofrecer protagonismo al proceso e historia. Malinche es una marca de mobiliario con más de 128 años de historia que regresa con el mismo objetivo que en sus inicios; ser parte de los hogares mexicanos. No es coincidencia que en la actualidad vemos a las marcas patrimoniales buscando reconstruir su pasado para moldear su futuro. A esta nueva cadena de acciones se le llama patrimonio moderno. 

Preservar el legado de Malinche en un mundo cambiante, resistiendo a las marcas nuevas y emergentes, y a las tendencias comerciales, se convierte en gran interés colectivo. Las marcas patrimoniales son más especiales que nunca. Son símbolos de reconocimiento, recolección y consistencia. Son aquellas marcas que traen consigo grandes ideas; ideas que pueden ser reforzadas, exploradas y magnificadas por medio de la identidad y diseño. Estas ideas pueden vivir mientras se mantiene la conexión y comunicación y así, puedan ser utilizadas para crear nuevas expresiones creativas.

Al día de hoy, como marca patrimonial regiomontana, Malinche busca entrar nuevamente al mercado con una nueva colección de mobiliario que explora su legado, camino e historia. Con un reto importante, que dentro de un contexto social altamente cambiante, obtiene relevancia el archivar y preservar el conocimiento, una tendencia que ofrece protagonismo al proceso e historia; su narrativa, identidad y diseño se convierten en unas de las herramientas más poderosas para reencontrar la conexión con su audiencia.

Bajo un nuevo liderazgo, Malinche se acerca a Jorge Diego Etienne con el reto de diseñar una colección de mobiliario tomando en cuenta su papel en el diseño de mobiliario mexicano y referencias de tendencias de diseño presentes en el mercado. 

En su identidad, Malinche toma una personalidad compleja, clásica, sobria, preservada y aspiracional, buscando la aplicación de materiales cálidos con una perfección artesanal, detonando la nostalgia y el recuerdo. Su lenguaje se traduce en superficies suavizadas, con pocas aristas e íntegro en composición. La intencionalidad de la siguiente colección de mobiliario es alcanzar la trascendencia, en redescubrir tesoros y exponer su sabiduría. 

La nueva cara de Malinche es una declaración de tradición profunda. Su personalidad y relevancia radica en la demostración de un legado que se construye, no solo con el paso del tiempo, sino también con el esfuerzo cotidiano. 

La nueva colección es la manifestación de una tradición de calidad y esfuerzo que ha trascendido a lo largo de los años, pero presentada desde un ángulo de sofisticación. Las piezas toman la esencia de la historia que envuelve a Malinche, pero se materializan por medio de rasgos contemporáneos, haciendo de ella un legado que mezcla presente y pasado, construyendo a la vez el futuro. 

Regresar al blog